Ordenación
sacerdotal

52123438172_4cc2cc46c3_6k.jpg

La Iglesia se asegura toda una nueva generación de fieles con una nueva ordenación sacerdotal, el pasado sábado 4 de junio monseñor Jaime Muñoz Pedroza, obispo de la diócesis de Girardot, ordenó presbítero al diácono César Augusto Gutiérrez Taborda. aquí hemos tenido la oportunidad de conocer un poco de su persona y deseos como neopresbítero de nuestra Iglesia:

¿Quién es César Augusto Gutiérrez Taborda?

Es un diácono oriundo de Riosucio Caldas perteneciente a una familia integrada por su madre María Mercedes y sus dos hermanos Diana Carolina y Víctor Hugo. Nació el 25 de diciembre de 1.984 y su niñez la vivió en Supía Caldas hasta los 20 años. Es tanatólogo de profesión, la misma que ejerció durante cinco años en su pueblo natal. Luego se trasladó con su familia a vivir en su pueblo de nacimiento y estando allí sintió el llamado del Señor a la vida sacerdotal y en el 2012 ingresó al Seminario Mayor la Inmaculada Concepción.

 

¿Qué motivaciones lo animaron a elegir este camino?

Pienso que la vocación parte de Dios. Es Él el primero en todo. Mi mayor motivación no es otra que tratar de responder a ese llamado que Dios por medio de la Iglesia me hace a servir, a entregar mi vida por la salvación de las almas. El ser humano ha sido creado para trascender; es un continuo sediento en busca de fuetes de agua viva. Este deseo de “más”, de querer configurar mi vida con la de Cristo, es lo que me ha mantenido motivado en este camino. Y aun medio de las dificultades propias de la vida y del camino hacia el ministerio, la gracia de Dios me ha mantenido en pie.

¿Cuáles fueron los momentos más significativos en su formación inicial?

Resaltaría tres: El primero fue el ingreso al seminario; el primero de muchos pasos. Profunda alegría pero también temor antes los grandes retos que se avecinaban. El segundo el paso a la teología, Dios poco a poco iba confirmando el llamado; se escuchaba más claro y más fuerte la voz de Dios. El tercero mi experiencia diaconal, momento de gracia, de purificación, de encuentro personal y profundo con Cristo Sumo y eternos Sacerdote.

 

¿Qué sentimientos generaron la noticia del llamado a las órdenes sagradas?

Hubo sentimientos encontrados; alegría de saber que Dios, por medio de la Iglesia y más concretamente del señor Obispo, confirman el llamado a servir como sacerdote en esta querida diócesis de Girardot. También como san Pablo experimenté “temor y temblor”, es grande la responsabilidad, el encargo, la misión. Pero confío plenamente en la gracia de Dios que nos basta y es más que suficiente para llevar a cabo tan noble y grande tarea.

52123437897_e308b9ddda_k.jpg
cesar.jpg
52123437202_af8be49167_k.jpg